lunes, 15 de septiembre de 2008

VEINTITRÉS...

(Esto corresponde a un pequeño homenaje que le hicimos ayer a mi esposa, y digo pequeño, porque todo lo relacionado con ella siempre me parece poco. El homenaje era para celebrar el resultado de su operación y su pronta recuperación).

Veintitrés años tenías cuando decidiste
compartir conmigo toda una larga vida,
gracias a ésta tu decisión me permitiste
vivir con la persona para mi más querida.

Veintitrés años muy rápidos han pasado
del anterior susto y su intervención,
creíamos que todo estaba ya finiquitado
y que habían encontrado la solución.

Veintitrés de julio todo se vuelve a repetir
no, no nos lo podíamos creer… otra vez,
afortunadamente se vuelven a confundir
le dieron importancia a sólo una pequeñez.

Veintitrés grapas avalan dicha intervención
los dos damos por bien hecho el sufrimiento,
si con esta operación agotamos la colección
y que sólo ya nos llamen a reconocimiento.

Veintitrés rosas no son quizá suficientes
para mitigar el dolor y tanta incertidumbre,
espero sean con nosotros consecuentes
y que lo tuyo no se convierta en costumbre.

Veintitrés personas hoy aquí nos reunimos
porque queremos celebrar tu recuperación,
y quedará sólo en anécdota lo que comimos
y que estábamos todos en tu celebración.

Te quiero.

1 comentario:

Jaime dijo...

Ayer empezé a leer su blog y casi puedo dejar de hacerlo, me he enganchado al mismo dada la calidad de todo lo que usted escribe en él.
Debe de ser usted (no tengo el gusto de conocerle, aunque no me importaría hacerlo), una persona muy sensible por la calidad de sus poesías, y muy observadora con las cosas que suceden en la vida cotidiana. Trata usted los temas de actualidad, ejemplo la ley de "dependencia" con una claridad poco habitual en una persona que sólo escribe en un blog, perfectamente podría usted rellenar cualquiera de las páginas, casi siempre tan insulsas, de cualquier diario nacional.
¡¡Siga así!! y tiene en mi a partir de ahora a un fiel seguidor.